FOTOS

MOLTES DE VEGADES UNA IMATGE VAL MÉS QUE MIL PARAULES, PER AIXÒ EN AQUEST BLOG HI HAURÀ MOLTES IMATGES I POQUES EXPLICACIONS.

dimarts, 2 de juny de 2020

Cuento

CLUB DE LECTURA BIBLIOTECA / ESCUELA
CUENTO + PROPUESTA DIDÁCTICA
Curso: 2º de primaria


Hans Christian Andersen / La princesa del guisante

Hace mucho, mucho tiempo en un reino muy, muy alejado había un joven príncipe que lo que más deseaba era casarse con la más bonita y especial de las princesas.

Era muy valiente, había navegado los siete mares, subido a todas las montañas del mundo y luchado con las más temibles criaturas.

Nuestro buen príncipe, encontraba a todas las princesas un defecto u otro: unas eran muy gordas, otros demasiado delgadas, unas muy altas, otras muy bajas, algunas tenían la nariz muy grande y otras muy pequeña.

Después de unos años de buscar, el príncipe volvió a su corte muy triste y dijo al Rey y la Reina que en el mundo ya no había verdaderas princesas. Y dicho esto decidió encerrarse en la habitación más alta de la más alta torre del castillo y allí se quedó con la intención de no salir nunca más.

Un día de tormenta donde todo el mundo estaba en palacio protegiéndose del temporal, alguien llamó a la puerta y el mismo Rey decidió ir a abrir.

Al abrir la puerta, el Rey quedó deslumbrado por lo que vio: una joven muy bonita con un bonito vestido de seda azul tejido con hilos de oro y zapatillas de cristal. Aquella chica estaba completamente empapada y muerta de frío.

Su Majestad, soy una princesa y estoy perdida. Podría pasar la noche en su palacio? Dijo la joven haciendo una reverencia.

¿Una princesa? Ya veremos si esto es verdad "pensó el Rey.

El Rey ordenó a sus sirvientes que prepararan una de las habitaciones del palacio y pusieran sobre la cama diez colchones y diez colchas.

Una vez estuvo hecho, el Rey puso debajo del primer colchón un guisante. Haría la prueba de la princesa del guisante.
Pues he aquí que al día siguiente, el Rey entró en la habitación de la princesa y esperó a que bajase de la montaña de colchones para preguntarle si había podido dormir bien. La princesa del guisante le dijo que de ninguna manera, que había algo dura bajo el colchón que no lo había dejado dormir en toda la noche.

Tras soltar una carcajada, el rey salió corriendo hacia la torre donde estaba el pobre príncipe. El Rey, sabía que sólo una princesa de verdad, era tan sensible como para sentir un guisante bajo diez colchones.

Cuando el príncipe sintió toda la historia sintió un estallido de alegría en su corazón. Se vistió y arregló para la ocasión y salió corriendo a buscar la princesa del guisante.

La boda fue una gran fiesta recordada durante muchos años por todo el mundo y la pareja se estimó para siempre.

PROPUESTA DIDÁCTICA

¿Te ha gustado el cuento? ¿Por qué piensas que el Rey puso un guisante debajo tantos de colchones?

- Hans Christian Andersen, el autor de La princesa del guisante, también escribió algunos cuentos que seguro que conoces: El soldadito de plomo, El patito feo, La sirenita, El traje nuevo del emperador... Elige cuál es tu cuento preferido del escritor escríbelo en el cuaderno de castellano

Cap comentari:

Publica un comentari